Frágil equilibrio: necesitamos razonar como especie