Desde que pusimos en marcha NOSOPRANO, el artículo más veces leído fue el que dedicamos al programa Aventuras en pelotas.

Por si no lo recuerdan, Aventuras en pelotas era un formato que prometía la supervivencia extrema de una pareja en una isla desierta durante veintitantos días con el aliciente de que ambos, chica y chico, tenían que vivirla como sus respectivas los trajeron al mundo. Morbo y desnudez a la carta pero, eso sí: censurado. Desde que publicamos aquel post allá por octubre del pasado año han sido miles —miles, no exagero— los internautas que lo han visitado. Pero lo más curioso no es el número de visitas que ha recibido el post, sino cómo han llegado los navegantes hasta él.

Según los datos estadísticos que nos muestra nuestro servidor, la inmensa mayoría de los lectores que se ha topado con nuestro artículo habían hecho la misma búsqueda en internet: «aventuras en pelotas sin censura». Imagino la cara de desolación de los pobres al acudir a NOSOPRANO con la esperanza de encontrar aquí su show favorito sin censurar y llevarse el chasco. En efecto, que yo sepa, el programa Naked and Afraid no se ha emitido en ningún sitio sin los correspondientes borrones sobre pechos y genitales. Pero no desfallezcáis, mis pervertidos amigos. Pronto vuestras ansias de despelote televisivo se verán satisfechas: Cuatro se lanza a importar el formato de Adam looking for Eve. Aquí os paso una muestra del original en su «melódico» holandés.

En efecto. Es lo que están pensando. Un dating show donde el objetivo consiste en encontrar pareja en pelotas. Algo así como Un príncipe para…, pero desnudos y sin censura. Como lo oyen. En una paradisíaca isla del Caribe, varios concursantes, chicos y chicas, en pleno contacto con la naturaleza. Nudismo en estado puro. ¿Lo presentará Luján? ¿Le tocará a Raquel? Por lo pronto los mandamases de la cadena ya han adelantado que el presentador o presentadora saldrá vestido. Lo siento.

La cuestión es que el hecho de que se emita un programa con desnudos sin censurar me parece estupendo. De verdad. Y no lo digo con el afán del voyeur. Lo digo completamente en serio. No creo que haga daño a nadie, siempre y cuando se trate el desnudo con naturalidad, sin planos detalle, sin ralentizaciones, sin música erótica… sin morbo. No creo que sea en absoluto negativo, siempre y cuando se emita fuera del horario protegido, esté dirigido a un público adulto, y no se caiga en reducciones sexistas o en un planteamiento sensacionalista de la desnudez. Y ahí está el problema. Que nos conocemos.

Miren un ejemplo. En la ya extinta edición de Supervivientes de este año, en un momento Bibiana Fernández se puso a tomar el sol en la playa desnuda. Las cámaras apenas tomaron un plano de pocos segundos, difuso y en la lejanía. No se veía prácticamente nada y, sin embargo, fue noticia en la inmensa mayoría de mentideros digitales. Echen un ojo. Telecinco la titula «Bibiana toma el sol (desnuda) mientras sus compañeros preparan un refugio» —nótese el empleo tan calculado de los paréntesis—; ABC va a la zaga con «Bibiana Fernández se queda desnuda para tomar el sol en Supervivientes»; en Vertele titulan la noticia «El desnudo integral de Bibiana Fernández en ‘Supervivientes’», parecido a cómo sale el supuesto «notición» en la revista digital que edita Europa Press, a cómo lo aborda Ecoteuve, al tratamiento del tema en El Confidencial, en La Voz de Galicia, en El Ideal de Granada,  o el diario La Verdad de Murcia entre otros muchos medios. ¿Ven a dónde quiero llegar?

Por muy aséptico, respetuoso y limpio que sea el tratamiento que hagan de este programa en Cuatro, la ola mediática del morbo del desnudo va a magnificar el más mínimo coqueteo, el más ligero atisbo de excitación, el más sutil momento de despelote fuera de lo común. Como si ir desnudo en un programa de desnudos en una playa nudista fuera noticia, oye. Y ese sensacionalismo… pues qué quieres que te diga. No me parece que sea naturalizar la propuesta sino todo lo contrario. A esto habría que añadir otra cuestión, quizá más peliaguda. ¿Quién va a participar?

Por seguir la analogía con Supervivientes, que ha sido el programa emitido que más se puede llegar a parecer a la propuesta de Cuatro, además de la actriz Bibiana Fernández este año han concursado diversos y variopintos personajes de la trastienda de Mediaset entre los que hay varios acólitos de Mujeres y Hombres y Viceversa, Gandía Shore, exconcursantes de otros programas de la casa y alguna que otra «chica Interviú». La dinámica del programa, con sus sucesivos debates, galas, resúmenes y tertulias, ha incidido todo lo que ha podido y más en las relaciones amorosas y de cama de los concursantes, llegando a trasladar a Honduras a las exparejas de algunos de ellos, los maridos infieles de otras, o tratando de potenciar a toda costa el cotilleo sentimental. Sí. Lo de la lucha por sobrevivir a la que alude el nombre realmente es lo de menos.

Si la propuesta para un programa de convivencia y supervivencia ha sido esta, ¿cómo será el planteamiento para un date show donde los concursantes van completamente desnudos? Perdonen que desconfíe de la mesura y el respeto de Cuatro-Mediaset hacia estos temas. Oye, lo mismo me equivoco y la casa madre que nos introdujo a las Mama Chicho resulta que hace un programa que aborde la desnudez como algo natural, tú.


 
¿Te ha resultado interesante? Si es así, considera hacer una donación de 1,50 € para que el autor se tome un café. ¡Gracias por leer!