Aladdin: los colores, la música y la historia del clásico, pero sin su oscuridad