Altamira: el atraso de los dogmatismos