Blind, la locura audiovisual del año