La TDT y el mercado de los catetos