Nadie quiere la noche: témpano de hielo