De Montoros, brujas y hombres