Título original: Dolor y gloria; Dirección y guion: Pedro Almodóvar; Música:Alberto Iglesias; Fotografía:José Luis Alcaine; Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Julieta Serrano, Leonardo Sbaraglia

La última película de Pedro Almodóvar supone un ejercicio de desnudez emocional y artística que viaja, con absoluta entrega, a través de una serie de pasajes que podrían perfectamente ser autoreferenciales. Y lo hace, además, con un depurado estilo, pulcro, exacto, milimétrico y, por momentos, cargado de fuerza.

Sumido en una crisis vital causada por diversos males físicos y anímicos, el director de cine Salvador Mallo, apenas en los umbrales de la tercera edad, propicia una serie de encuentros con personas que han tenido alguna relevancia en su vida y que le traen de golpe recuerdos de su infancia, de su madre, de sus primeros amores… y también de los dolores del alma que arrastra irremediablemente consigo. De esta confrontación con los traumáticos vestigios de la memoria sólo caben dos resultados posibles: o terminan de sumir al artista en su depresión, o logran activar algún resorte que le permita superar el bloqueo creativo, físico y emocional que lo atenaza.

Antonio Banderas copia el peinado y los andares de Pedro Almodóvar precisamente para dar vida en la gran pantalla a un personaje de referente en absoluto disimulado. Su interpretación, sin duda sobresaliente, no obstante resuena ortopédica en comparación con el festival que ofrecen los secundarios y que terminan por eclipsar al protagonista, muy especialmente Penélope Cruz y Julieta Serrano, que aportan, cada una a su manera, dos visiones de la misma mujer.

Construye un relato hermoso y valiente sostenido a partir de los traumas propios de su creador

La historia, que se vale de saltos temporales y escenas explicativas para urdir su trama, aporta pasajes brillantes frente a otros de premeditada escasa relevancia. Entre los primeros están todas las escenas referidas a la niñez del protagonista y a la relación especial que mantiene con su madre. Estos instantes, preñados de detalles simbólicos, transmiten tanta verdad y hondura dramática que sin duda serán capaces de conmover a los espectadores. En los segundos, por contra, da la impresión de que el director opta por maquillar ligeramente el relato para desarrollar la enfermedad, la relación con los primeros amores u ofrecer una perspectiva muy edulcorada y naive de la entrada y salida de la heroína.

Pese a esto, la película construye un relato hermoso y valiente sostenido a partir de los traumas propios de su creador, que ahonda en el dolor de las heridas para explorar, desde el enfrentamiento con la nostalgia, y también desde el recuerdo y el inexorable paso del tiempo, algunos de los misterios insondables del alma. Su cierre, magistral por su simplicidad y factura visual, reconfigura todo el relato, dotándolo de un nuevo sentido en la mente del espectador.

Sin duda un film muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.