El cine, en calzoncillos