El director-creador y otras mentiras