El gordo y el flaco: la tristeza del gag