El Renacido: sangre y venganza en un western helado