Hannibal y la cámara subjetiva