Jack Nicholson y el mercado negro