En Juego de Tronos se sacan cosas de la manga.

Ya lo comentaba en el capítulo anterior de esta saga de juegodetrolas cuando mencionaba el montón de ángeles de la guarda que tenía Arya y que aparecían justo en el momento de salvarla de algún aprieto. La cosa va más allá. El deux ex machina está a la orden del día en la serie. Ya sé, ya sé… ya sé que en las novelas está todo mucho más justificado, mucho mejor explicado y no parecen ser trucos de guionista adormecido sacados de la manga. Lo sé. Pero mi labor en estos lares es criticar la serie y no los libros, pues es una obra derivada pero obra al fin y al cabo, y por ello me parece un INSULTO a la inteligencia de los espectadores que el autor o autores de la ficción televisiva rompan el pacto de verosimilitud que han firmado con su público, para escabullirse por la puerta de atrás en cuanto la trama se les complica un poco.

[SPOILERS]

Mi momento sacado de la manga favorito es sin duda cuando, en la primera temporada, Ned Stark descubre todo lo que ha pasado en Invernalia y un poquito más. Para quienes no recuerden bien de qué iba la cosa, se lo resumo: Jon Arryn, el más alto consejero del rey, ha sido asesinado. Por ello, su Alteza va personalmente hasta Invernalia con toda la corte para pedirle personalmente a su amigo Ned que ocupe el puesto del finado. Durante la estancia, la reina y su mellizo se dedican al fornicio incestuoso en un torreón abandonado, con la mala suerte de que uno de los hijos pequeños de Ned los descubre. Tratan de matarlo para acallarle, dando comienzo a todo el culebrón. Ned se traslada a Desembarco del Rey, empieza a ver cosas raras pero no entiende realmente lo que pasa hasta que su hija Sansa…

…hasta que su hija Sansa le hace percatarse de que el primogénito del rey es rubio como las candelas, como su madre y como su tío, que por lo visto es algo de lo que el bueno de Ned no se había dado cuenta. Como parece ser que un niño no puede ser rubio como su madre, y dado que Ned Stark es un precoz entendido en herencia genética o algo así, el fiel consejero deduce astutamente que el niño no es hijo de su padre, sino que tiene por fuerza que ser hijo de un hombre rubio. Sí, todo esto a partir del pelo del chaval. Pero va más allá: de todos los hombres rubios del reino con los que ha podido yacer la reina, Ned Stark, que es muy listo, deduce acertadamente que el amante misterioso no puede ser otro que su propio hermano. Ya ven, además de bastardo y antipático, el niño es fruto del incesto.

Y sigue deduciendo, ya que a partir de ahí llega a la conclusión de que obviamente el secreto de que el heredero no es realmente hijo del rey fue descubierto por el consejero asesinado. Claro. Por eso lo mataron, fijo. Y sigue deduciendo: Ned Stark llega a la conclusión «obvia» de que la reina y su hermano hicieron guarradas incestuosas en su torreón, que su hijo los vio y que por eso intentaron matarlo a él también. Toma ahí, Sherlock. El protagonista que descubre TODA LA PREMISA DE LA SERIE a partir de una pista tan nimia como el pelo del infante. ¿En serio? Pero esperen, esperen, que no es la única sorpresa sacada de la manga.

¿Recuerdan cuando Stannis tenía que acabar primero con su hermano pequeño antes de poder atacar Desembarco del Rey? Seguro que no lo han olvidado. Tuvieron un entrañable encuentro en lo alto de un risco donde el mayor sencillamente advirtió al menor. Por aquel entonces todavía éramos apenas unos primerizos espectadores desprevenidos. Bah, una disputa entre hermanos, una pitonisa vestida de rojo, algunas amenazas dichas en voz alta y ya. Estaba claro que el hermano homosexual iba a salirse con la suya. No sólo tenía un ejército con él, sino que además tenía el apoyo incondicional de su querido sir Loras, el caballero de las flores. Pero entonces…

[Tweet “La pitonisa-amante de Stannis se puso de parto sorpresa y dio a luz a la nube negra de Lost”]

…entonces de pronto la pitonisa-amante de Stannis se puso de parto sorpresa y dio a luz a la nube negra de Lost, que surcó el aire como un mal vaho y, adoptando una silueta antropomorfa, asesinó al joven Renly por la espalda. Ea. Muerte por nube negra. Y listo. Fin de la trama. Giro inesperado y, de camino, atentado contra todo el cimiento realista que venía teniendo la serie. ¿Acaso pensaban que los dragones y los Caminantes Blancos era el único atisbo mágico? No, no, no. También tenemos hombres-nube de los que nunca habíamos oído hablar antes; paridos ex profeso para acabar las tramas incómodas como sortilegio sacado de la manga.

Después de matar a su hermano, Stannis mandó a toda su flota a atacar Desembarco del Rey. ¿Lo recuerdan? Debió de ser un momento muy duro. Traten de imaginar el miedo de la población, oculta en una ciudad apenas protegida por unos cuantos hombres y una muralla. Toda una horda de aguerridos soldados, en comandita con un nada desdeñable grupo de mercenarios y piratas de toda calaña, dirigiéndose a la capital del reino dispuestos a masacrar, asaltar y violar todo cuanto se pusiera a su alcance. El horror llegando por mar, y sólo un grupo de soldados dispuestos bajo las órdenes de un rey adolescente y su tío enano al que no tienen ningún respeto, y que lo único que sabe sobre asedios es lo que ha leído en libros. Prácticamente la cosa estaba sentenciada, pero…

…pero de pronto alguien descubre que hay un anciano trabajando en secreto en las catacumbas de la ciudad, elaborando un líquido verde tan inflamable que podría hacer volar por los aires todo el lugar. Lo cargan en un barquito, le disparan una flecha y listo: toda la armada de Stannis consumida por el fuego. En un tris, con una sola flecha. Ea. ¿Quién se lo esperaba? ¡Nadie! Sorprendió incluso a quienes utilizaron este ardid. Como si nunca antes se hubiera utilizado; como sin nadie supiera nada de su existencia; como si el Fuego Valyrio hubiera, sencillamente, caído del cielo… como si alguien se lo hubiera sacado de la manga.

Los deux ex machina no son exclusivos de las tramas de los Siete Reinos. ¿Recuerdan cuando Sam trataba de escapar con su amada y su bebé de la persecución de los Caminantes Blancos, allá al otro lado del Muro? Nadie que se sepa ha sobrevivido al ataque de una de esas criaturas del norte. De hecho, de toda la historia de Juego de Tronos son el único enemigo que parece superarlos a todos; el único contra el que se optó por erigir un gigantesco muro infranqueable. Sam, el pobre, no tenía escapatoria. Tanto él como su querida acompañante estaban condenados. Y el bebé, probablemente, habría sido raptado y convertido en Caminante Blanco, que por lo visto eso es lo que hacen con ellos. Todo estaba perdido hasta que…

[Tweet “De pronto Sam saca un cuchillo de pedernal que se encontró por ahí y ¡zasca! “]

…hasta que de pronto Sam saca un cuchillo de pedernal que se encontró por ahí y ¡zasca! De un solo golpe se carga al Caminante Blanco. Un cuchillazo y listo. Destruido en mil pedazos, como un muñeco de nieve. ¿Y qué cuchillo es ése? ¿Qué mineral es? Parece prehistórico; es de suponer que la humanidad a este lado del Muro ha debido conocer sus propiedades desde hace mucho tiempo. O no. Porque de ser así la Guardia de la Noche, en vez de espadas y flechas, estaría mejor armada contra la amenaza del norte. ¿De dónde ha salido ese cuchillo que de forma tan repentina le ha salvado la vida a Sam? ¿Quién se lo habrá sacado de la manga?

Ahora estamos en un momento delicado de la historia. En las novelas, como sabrán, es época de cambios y sorpresas. ¡Más sorpresas! Sorpresas que, de hecho, todavía no han tenido la decencia de sembrar. Por eso llegarán como todas las demás: sacadas de la manga. Y nos levantaremos del sillón sorprendidos quizá, por la llegada de algún nuevo personaje principal; sorprendidos por la aparición de un inquietante nuevo descubrimiento; sorprendidos por un nuevo heredero salido de la nada… o sencillamente cabreados por sentirlos víctimas del engaño. Víctimas de un juego de trolas.♦