La desolación de Smaug: Se acabó la magia… y la calidad