La Monja: torpeza y encanto de la serie B