Las ovejas no pierden el tren: más drama que humor