Los desnudos y el vinagre