Arrasando en la taquilla internacional nos ha llegado a la cartelera la segunda entrega de la saga iniciada por Los Vengadores, filme coral que reúne a una nutrida cuadrilla de superhéroes de cómic como el Capitán América, Ironman, Thor, Viuda Negra, Ojo de halcón y Hulk. Esta secuela sigue la estela de su antecesora y toma como elemento reconocible el cetro que portase el villano anterior, que ha sido empleado por la organización terrorista HYDRA para experimentar sus efectos sobre humanos. Conseguida este arma de origen extraterrestre, los experimentos llevados a cabo por los propios Vengadores despiertan una forma de vida maligna que amenaza con destruir la humanidad.

La trama, a pesar de su aparente complejidad, no deja de ser el combate de «los buenos» contra «los malos» a partir de todo tipo de trucos y superpoderes más allá de toda verosimilitud. Gana interés en el segundo acto, cuando una de las villanas expone a cada uno de los héroes a sus propios miedos, desvelando así un atisbo de la profundidad que podrían llegar a desarrollar los personajes si las explosiones les dejasen un poco de tiempo.

Decepciona, en cualquier caso, que la resolución de los conflictos responda más a la intervención de una entidad superior y un conglomerado tecnológico, en lo que parece ser una mención casi literal del deux ex machina de la tradición grecolatina. A pesar de unir sus fuerzas, todos los superhéroes juntos parecen no ser capaces de solventar un conflicto que les sobrepasa sin una ayuda extra en el último momento.

La película toma referentes de todos los títulos que protagonizan en solitario cada uno de los superhéroes que conforman la pandilla

Pese a todo, hay que tener en cuenta que parte de la complejidad de la obra es que no bebe de una sola fuente. Además de su acervo en el mundo del cómic y de su directa precuela cinematográfica, la película toma referentes de todos los títulos que protagonizan en solitario cada uno de los superhéroes que conforman la pandilla, en lo que se ha dado en llamar el Universo Marvel, por ser la casa editora de los cómics originales.

De hecho, el mismo detonante narrativo del título —el cetro del anterior villano— no viene de su película antecesora, sino de varios de los crossovers protagonizados por alguno de los héroes en solitario. No hemos de olvidar que todos los integrantes del equipo de Vengadores tienen en su haber una o varias obras cinematográficas —con excepción de Ojo de halcón y de Viuda Negra, la única mujer que integra el equipo—. Esto sitúa la pieza muy lejos de los legos en la materia, que tan sólo pueden asistir a un espectáculo visual de disparos y puñetazos entretenido, aunque tramposo. Los forofos, por otra parte, sí podrán aventurar una ligazón argumental que quizá les haga la película un poco más interesante.