Marco Polo: yeso y política