Misterio en Hanging Rock: la ambientación y el tedio