La polémica se levanta con Hayao Miyazaki