La luz entre los océanos: drama exacerbado