Los Odiosos Ocho: western de salón