Cien años de perdón: todos somos ladrón