Regresión: la sugestión de Amenábar