Southcliffe, una cosa muy seria