Pues nada, ya están aquí los Oscars, el gran termómetro cinematográfico del año.