La cuestión es: ¿por qué nos empeñamos en mandar películas a los Oscars cuando EEUU no ha mandado nunca ninguna participación oficial al Premio Nadal...