Antes de ver 300, el origen de un imperio, tenía una idea preconcebida de cómo sería mi crítica. la iba a llamar «KFC cinematográfico».