Es una de esas cosas que te avergüenza admitir en público, por temor a ser etiquetado como —aún más— friki o «rarito»: me apasiona la...