NOSOPRANO

NOSOPRANO

Revista de crítica audiovisual, review de cine, series y libros

Etiqueta: Benicio del Toro

Vengadores Infinity War: diamantes para la eternidad

La última entrega de la factoría Marvel es el destino donde confluyen los dieciocho filmes que, desde hace una década, vienen conformando el que probablemente sea el canon cinematográfico más…

Título original: Avengers: Infinity War; Dirección: Anthony Russo, Joe Russo; Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Jack Kirby, Jim Starlin);Música: Alan Silvestri; Fotografía: Trent Opaloch; Reparto: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Benedict Cumberbatch, Chris Evans,Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Chris Pratt, Tom Holland, Josh Brolin,Elizabeth Olsen

La última entrega de la factoría Marvel es el destino donde confluyen los dieciocho filmes que, desde hace una década, vienen conformando el que probablemente sea el canon cinematográfico más taquillero de la historia. También es el eje que da inicio a una nueva continuidad de anunciados estrenos probablemente igual de taquilleros. No solo se trata del título donde cruzan sus tramas todas las piezas individuales que han ido escalando en taquilla año tras año, también es la clave de bóveda donde se unen las sagas que han conformado el complejo tapiz de superhéroes: Iron Man, Capitán América, Hulk, Thor, Spiderman, Doctor Strange, Guardianes de la Galaxia y el resto de secundarios de Los Vengadores uno y dos, además de la recientemente estrenada Black Panther.

El hilo conductor que permite la conjunción de tan diversos y dispares elementos son las llamadas «gemas del infinito», excusa dramática que ha ido salpimentando las entregas previas con mayor o menor relevancia. Según la historia, el malvado Thanos, hercúleo villano de tez morada y gigantes proporciones, ansía poseer las cinco gemas que andan desperdigadas por el universo para provocar una hecatombe que dé al traste con la mitad de la vida en el cosmos. Se trata de una empresa que lleva tiempo intentando —varias películas— a través de sus secuaces, pero la incompetencia de éstos han terminado provocando que opte él personalmente por hacerse cargo del asunto.

Por supuesto, la facilidad con la que cada gema cae en sus malvadas manos resulta tan pasmosa que hasta roza el despropósito. Alguna de ellas, que antaño inspiraron películas completas, son tomadas por el villano directamente en off. Alguna otra, perdida hace eones, simplemente aparece en su camino de la mano de algún fortuito cameo. Pocas son las que tiene que pelear y, en cualquier caso, tampoco es eso lo realmente importante.

La facilidad con la que cada gema cae en sus malvadas manos resulta tan pasmosa que hasta roza el despropósito

Porque si algo interesa al público que ha roto los records de taquilla en su primer fin de semana de estreno son fundamentalmente los cruces dramáticos entre unos héroes y otros. Iron Man salvando al Doctor Strange; Thor aventurándose en el espacio con el mapache de los Guardianes; Hulk peleando mano a mano con el Soldado de Invierno y todas las huestes de Wakanda. La mixtura, la amalgama.

El filme teje a la perfección el choque entre caracteres y hace las delicias de los iniciados. Aquellos que, por contra, se acerquen de nuevas al relato se sentirán irremediablemente defraudados, como invitados a una fiesta donde no conocen a nadie.

No hay comentarios en Vengadores Infinity War: diamantes para la eternidad

Un día no tan perfecto

Fernando León de Aranoa es de esos directores cuya forma de relatar historias crea odio o admiración. No es de extrañar: desde su conocida Barrio, su cine siempre ha orbitado entre…

Un día perfecto

Dirección: Fernando León de Aranoa Guión: Fernando León de Aranoa y Diego Farias (novela de Paula Farias) Fotografía: Alex Catalán Música: Arnau Bataller Reparto: Benicio del Toro, Tim Robins, Mélanie Thierry, Olga Kurylenko

Fernando León de Aranoa es de esos directores cuya forma de relatar historias crea odio o admiración. No es de extrañar: desde su conocida Barrio, su cine siempre ha orbitado entre el drama y el humor con el mensaje social como fondo de armario. Por eso, ver cómo el director español se rodeaba de un cast extranjero para su largometraje Un día perfecto iba a generar sus expectativas; más, aún si cabe, si la película viajaba luego al festival de Cannes.

Bajo una comedia con bastantes dosis de mala leche —necesaria en cualquier película de este género—, Aranoa dibuja junto a Paula y Diego Farias una historia que engloba a un grupo de cooperantes internacionales al final de la guerra de los Balcanes. La cinta ya arranca generando interés al estilo de las comedias de los Coen, con una dosis de humor negro excelente. Ver a Benicio del Toro ordenando que un coche saque a un muerto obeso en el fondo de un pozo —en vano— es, sin duda, una imagen que genera muchas risas. Quizás esa es la primera virtud de Un día perfecto: rebosa ritmo a raudales y siempre hay acciones, siempre pasan cosas, siempre hay movimiento.

Pero Aranoa no trata de desdibujar esa polaridad de géneros. Si bien hay momentos cómicos muy poderosos como el de las vacas, también hay el polo opuesto en todo lo que atañe a los horrores de la guerra. Aranoa no se recrea, pero tampoco oculta el lado más oscuro de un mundo temporal en el cual cada uno hace lo que puede para sobrevivir. Esa dualidad moral interactúa de lleno con todo el mundo dibujado en esta película, fluyendo con naturalidad mientras transcurre la acción.

Otra virtud excelente es que Aranoa jamás recae en sentimentalismos baratos ni desperdicia a sus personajes clave. Todos los personajes de la película, además de peculiares, aportan sus mejores y sus peores momentos. Los actores también nutren de riqueza al relato, destacando el dúo protagonista: tanto Benicio del Toro como Tim Robbins —sobre todo el segundo, en un personaje agradecido para la comedia— llevan todo el peso de una historia que a veces hace reír y otras hiela la sangre.

Pero, con todo eso, la película cuenta con sus fallas. La primera de ellas es el final, el cual, resultando muy bonito, no acaba siendo tan efectivo como parece a la vista y más antes del final de la historia. Quizás entra ahí la parte de opinión personal, puesto que esa manifestación de «justicia divina» choca de lleno con una cinta que rebosa de mala uva, de agriedad. A algunos les gustará esa forma de resolver la trama, pero otros se quedarán extrañados.

Una gran dosis de entretenimiento gracias a una ácida representación de los horrores de la guerra

Otro defecto que tiene la película es, irónicamente, en el uso de los personajes. Si bien hay cuatro o cinco personajes fundamentales, da la sensación de que hay otros que funcionan como bisagras para que Un día perfecto fluya sin problemas. Nikola me parece un personaje importante para el desarrollo, pero personajes como el de Katja o incluso el de Sergi López son prescindibles para el desarrollo de la trama. Los personajes más secundarios o «invisibles», irónicamente, tienen mucha más presencia que algunos de estos dos antes mencionados.

También hay fallos de ejecución en la banda sonora. La selección tiene algún fallo que otro, aunque por suerte también hay algún puntazo. El mayor acierto, sin duda, es el Sweet Dreams de Marilyn Manson o la inclusión de un tema de ¿ska? —¿puede ser—, pero otros casos funcionan solo como recurso y acaban volviéndose olvidables, lo cual repercute a reducir el nivel de una película a priori poderosa.

En conclusión, Un Día Perfecto consigue crear una gran dosis de entretenimiento gracias a una ácida representación de los horrores de la guerra y de las miserias que padecen día a día los miembros que se dedican a la ayuda humanitaria. Pese a ello, la película tiene más costuras de las que parece, aunque por suerte no impiden que el visionado final se disfrute.

No hay comentarios en Un día no tan perfecto

Type on the field below and hit Enter/Return to search