NOSOPRANO

NOSOPRANO

Revista de crítica audiovisual, review de cine, series y libros

Etiqueta: Scarlett Johansson

Vengadores Infinity War: diamantes para la eternidad

La última entrega de la factoría Marvel es el destino donde confluyen los dieciocho filmes que, desde hace una década, vienen conformando el que probablemente sea el canon cinematográfico más…

Título original: Avengers: Infinity War; Dirección: Anthony Russo, Joe Russo; Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Jack Kirby, Jim Starlin);Música: Alan Silvestri; Fotografía: Trent Opaloch; Reparto: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Benedict Cumberbatch, Chris Evans,Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Chris Pratt, Tom Holland, Josh Brolin,Elizabeth Olsen

La última entrega de la factoría Marvel es el destino donde confluyen los dieciocho filmes que, desde hace una década, vienen conformando el que probablemente sea el canon cinematográfico más taquillero de la historia. También es el eje que da inicio a una nueva continuidad de anunciados estrenos probablemente igual de taquilleros. No solo se trata del título donde cruzan sus tramas todas las piezas individuales que han ido escalando en taquilla año tras año, también es la clave de bóveda donde se unen las sagas que han conformado el complejo tapiz de superhéroes: Iron Man, Capitán América, Hulk, Thor, Spiderman, Doctor Strange, Guardianes de la Galaxia y el resto de secundarios de Los Vengadores uno y dos, además de la recientemente estrenada Black Panther.

El hilo conductor que permite la conjunción de tan diversos y dispares elementos son las llamadas «gemas del infinito», excusa dramática que ha ido salpimentando las entregas previas con mayor o menor relevancia. Según la historia, el malvado Thanos, hercúleo villano de tez morada y gigantes proporciones, ansía poseer las cinco gemas que andan desperdigadas por el universo para provocar una hecatombe que dé al traste con la mitad de la vida en el cosmos. Se trata de una empresa que lleva tiempo intentando —varias películas— a través de sus secuaces, pero la incompetencia de éstos han terminado provocando que opte él personalmente por hacerse cargo del asunto.

Por supuesto, la facilidad con la que cada gema cae en sus malvadas manos resulta tan pasmosa que hasta roza el despropósito. Alguna de ellas, que antaño inspiraron películas completas, son tomadas por el villano directamente en off. Alguna otra, perdida hace eones, simplemente aparece en su camino de la mano de algún fortuito cameo. Pocas son las que tiene que pelear y, en cualquier caso, tampoco es eso lo realmente importante.

La facilidad con la que cada gema cae en sus malvadas manos resulta tan pasmosa que hasta roza el despropósito

Porque si algo interesa al público que ha roto los records de taquilla en su primer fin de semana de estreno son fundamentalmente los cruces dramáticos entre unos héroes y otros. Iron Man salvando al Doctor Strange; Thor aventurándose en el espacio con el mapache de los Guardianes; Hulk peleando mano a mano con el Soldado de Invierno y todas las huestes de Wakanda. La mixtura, la amalgama.

El filme teje a la perfección el choque entre caracteres y hace las delicias de los iniciados. Aquellos que, por contra, se acerquen de nuevas al relato se sentirán irremediablemente defraudados, como invitados a una fiesta donde no conocen a nadie.

No hay comentarios en Vengadores Infinity War: diamantes para la eternidad

Ghost in the Shell: El moderno Prometeo

Poco queda en la versión actual de las diatribas en cuanto a los problemas de identidad social y heterotopias del clásico, y mucho menos de los conceptos de alma y memoria, mente y máquina que plantea la narración original.

Ghost in the shell

Título original Ghost in the Shell; Dirección: Rupert Sanders; Guión: William Wheeler (Manga: Masamune Shirow); Música: Clint Mansell; Fotografía: Jess Hall; Reparto: Scarlett Johansson, Pilou Asbæk, Juliette Binoche, Michael Pitt, Takeshi Kitano, Peter Ferdinando, Christopher Obi

La comandante Mira Killian ha tenido un «nacimiento» particular. Rescatada de un atentado terrorista donde quedó maltrecha, su cerebro fue transplantado a un cuerpo enteramente artificial que le permite realizar proezas fuera de lo común, incluso en un entorno futurista donde las «mejoras» tecnológicas en seres humanos están a la orden del día. Ahora dirige un comando de la misteriosa Sección 9 del gobierno, centrada en antiterrorismo cibernético, y su último caso es detener a un peligroso hacker que está asesinando a todos los doctores implicados precisamente en el proceso de fabricación de cyborgs como ella misma. No obstante, el encuentro cara a cara con el villano hará que se replantee todo aquello que conoce, incluida su propia identidad.

La versión en imagen real de Ghost in the Shell bebe directamente de los filmes de animación realizados por Mamoru Oshii y otros en los noventa a partir de la saga de cómics de Masamune Shirow, de ahí que las críticas derivadas de su comparación hayan llovido desde mucho antes de su estreno, especialmente en lo referente a la «occidentalización» de los personajes principales y el debilitamiento dramático de todo el fondo filosófico que planteaba la película anime original de 1995.

Poco queda en la versión actual de las diatribas en cuanto a los problemas de identidad social y heterotopias del clásico, y mucho menos de los conceptos de alma y memoria, mente y máquina que plantea la narración original. La versión protagonizada por Scarlett Johansson se entreteje como un thriller de ciencia ficción con una premisa mucho más básica y asequible: atrapar al villano, primero, e intentar comprenderlo, después.

Los interrogantes internos y el trauma dramático de la protagonista son sencillamente verbalizados frente a una taza de té

Y precisamente ahí es donde reside el problema fundamental de la narración. No hace falta incidir en la falta de fidelidad a los referentes para destapar los resquicios de un relato que, cegado quizá por el éxtasis digital, termina por presentar una historia anodina y predecible donde el descubrimiento del villano carece del menor interés, y la resolución de los interrogantes internos que fundamentan el trauma dramático de la protagonista son sencillamente verbalizados frente a una taza de té.

Impresiona, eso sí, el desarrollo visual de la película. Pese a ser pocas, las escenas que juegan a remedar la versión animada de 1995 no dejan, en lo visual, nada al azar, incluyendo la piel —carcasa en esta versión— transparente de la protagonista. La fotografía, el montaje y el desarrollo estético sorprenden en cuanto a la realización y puesta en escena tanto en la recreación del entorno urbano futurista como en el diseño de los androides y las escenas de acción.

No hay comentarios en Ghost in the Shell: El moderno Prometeo

Los vengadores, la era de Ultron: pirotecnia visual sólo para entendidos

Arrasando en la taquilla internacional nos ha llegado a la cartelera la segunda entrega de la saga iniciada por Los Vengadores, filme coral que reúne a una nutrida cuadrilla de…

Arrasando en la taquilla internacional nos ha llegado a la cartelera la segunda entrega de la saga iniciada por Los Vengadores, filme coral que reúne a una nutrida cuadrilla de superhéroes de cómic como el Capitán América, Ironman, Thor, Viuda Negra, Ojo de halcón y Hulk. Esta secuela sigue la estela de su antecesora y toma como elemento reconocible el cetro que portase el villano anterior, que ha sido empleado por la organización terrorista HYDRA para experimentar sus efectos sobre humanos. Conseguida este arma de origen extraterrestre, los experimentos llevados a cabo por los propios Vengadores despiertan una forma de vida maligna que amenaza con destruir la humanidad.

La trama, a pesar de su aparente complejidad, no deja de ser el combate de «los buenos» contra «los malos» a partir de todo tipo de trucos y superpoderes más allá de toda verosimilitud. Gana interés en el segundo acto, cuando una de las villanas expone a cada uno de los héroes a sus propios miedos, desvelando así un atisbo de la profundidad que podrían llegar a desarrollar los personajes si las explosiones les dejasen un poco de tiempo.

Decepciona, en cualquier caso, que la resolución de los conflictos responda más a la intervención de una entidad superior y un conglomerado tecnológico, en lo que parece ser una mención casi literal del deux ex machina de la tradición grecolatina. A pesar de unir sus fuerzas, todos los superhéroes juntos parecen no ser capaces de solventar un conflicto que les sobrepasa sin una ayuda extra en el último momento.

La película toma referentes de todos los títulos que protagonizan en solitario cada uno de los superhéroes que conforman la pandilla

Pese a todo, hay que tener en cuenta que parte de la complejidad de la obra es que no bebe de una sola fuente. Además de su acervo en el mundo del cómic y de su directa precuela cinematográfica, la película toma referentes de todos los títulos que protagonizan en solitario cada uno de los superhéroes que conforman la pandilla, en lo que se ha dado en llamar el Universo Marvel, por ser la casa editora de los cómics originales.

De hecho, el mismo detonante narrativo del título —el cetro del anterior villano— no viene de su película antecesora, sino de varios de los crossovers protagonizados por alguno de los héroes en solitario. No hemos de olvidar que todos los integrantes del equipo de Vengadores tienen en su haber una o varias obras cinematográficas —con excepción de Ojo de halcón y de Viuda Negra, la única mujer que integra el equipo—. Esto sitúa la pieza muy lejos de los legos en la materia, que tan sólo pueden asistir a un espectáculo visual de disparos y puñetazos entretenido, aunque tramposo. Los forofos, por otra parte, sí podrán aventurar una ligazón argumental que quizá les haga la película un poco más interesante.

No hay comentarios en Los vengadores, la era de Ultron: pirotecnia visual sólo para entendidos

Type on the field below and hit Enter/Return to search