Te haces viejo, Arturo