Todo el dinero del mundo: la oreja de Kevin Spacey