Tokarev o el ocaso de un «Meme»