Top Chef, lágrimas en el caldo