True Detective: el padre adúltero y el nihilista comprometido