Truman: sobran las palabras