Una cuestión de género: con la venia del tribunal