Víctor Ros: a pesar del croma