Vis a Vis: la diferencia entre ver y oír