La oveja negra de Hollywood no es tan especial