Yo, él y Raquel: en busca del formato perdido